3

Adicción a las redes sociales: mito o realidad? Facebook, Twitter as addictive as drugs

Posted by patygallardo on Jun 24, 2014 in Post personales, Redes Sociales, Social Media

La última década fue testigo de una explosión de redes sociales como Linkedin, Myspace, Twitter y Facebook, que añadió una nueva dimensión social a la Web 2.0.

Mientras que estas redes han hecho a las personas, comunidades y grupos con intereses compartidos por estar más “conectados”, la adicción a Internet y la adicción a las redes sociales, en particular, también comenzó a ser reconocido como trastornos psicológicos en todo el mundo.

Varios de los estudios realizados en los ’90, se centraron en la adicción a Internet, la siguiente década vio el crecimiento de una nueva adicción en relación con todo tipo de sitios de redes sociales, especialmente el actual rey de la selva: Twitter! (que superó a Facebook en ferocidad y agresividad, pero no en cantidad de usuarios).

niños; Foto, Sujetos en red; tecnología de la informacion; comunicacion

Facebook, Twitter as addictive as drugs

Acaso, las Redes Sociales de mayor interacción y cantidad de usuarios, como en Facebook y Twitter son tan adictivas como las drogas?

Varios estudios han encontrado que Facebook y Twitter son adictivos. La gente reacciona como adictos nerviosos cuando les niegan sus medicamentos y se los ve obligados a renunciar al acceso a Internet y otros medios electrónicos. Según un informe publicado en el diario New York Post: 

“Renunciar a la tecnología era considerada por algunos tan difícil como dejar de fumar o dejar de beber para un alcohólico”, investigación realizada por Intersperience (@Intersperience ) sobre un nuevo estudio de las personas privadas de sus hábitos OnLine. Según el estudio:

53% de los mil encuestados dijeron sentirse “molestos” cuando fueron “privados de la conexión a Internet”

40% de esas personas “se sienten solos cuando no pueden estar online”.

Las vacaciones son para desconectarse, pero no del todo. Al menos así lo cree la mayoría.

Sólo el 5% se DESCONECTA en vacaciones!

El 95% asegura que ni piensa desconectarse de Internet.

¿Cuántas veces algunos de nosotros no nos sentimos como desnudos cuando nos falla la conexión a Internet, y protestamos, nos enojamos y nos ponemos furiosos, de modo tal que hasta nos cambia el humor?

Sólo el 3,3 % piensa que “sería un sueño pasar unas semanas sin conexión a Internet.

Las redes sociales nos tienen tan enganchados que sólo el 5,4%  de los usuarios asegura que quiere pasar unos días sin estar conectado a Internet.

El 68,4 % de las personas tiene previsto subir las fotos de sus vacaciones en redes sociales como Facebook, Flickr, Picasa web, y otras; o postearlas en su Tumblr que viene creciendo abruptamente, o tuitearlas.

Inclusive algunos aseguran que durante las vacaciones se conectarán más a Internet porque tienen más tiempo libre que en período laboral. El 12,6% de las personas, afirman que al tener mayor tiempo vacacional se “engancharán” más en las redes sociales.

El teléfono móvil es culpable de que no desconectemos de Internet.

El 49,1% de los usuarios señala que usa su teléfono para conectarse, sobre todo para mirar el correo, actualizar su estado en redes sociales o buscar información.

El 30,9% también lo usa para buscar información.

Estar conectados, hiperconectados… o desconectados, ya no nos da lo mismo.

Otro estudio reciente de la Universidad de Atenas, realizado por psiquiatras griegos argumentaron que una mujer perdió su trabajo a causa de su obligación de verificar y actualizar su perfil en Facebook, y que podría ser identificada como una “adicta a la red social.”

Por supuesto, hay diferentes niveles de adicción a las redes sociales. Otro estudio reciente llevado a cabo en la Universidad Checa, analiza a usuarios de Facebook relacionados a la red, y un hallazgo interesante del estudio fue que las personas tienden a no ser conscientes del enorme tiempo que realmente pasan en el Facebook, y el efecto que esto podría tener en su rendimiento.

Por otro lado, se ha observado que puede haber una correlación entre la baja autoestima de las personas, con el sentido de inadecuación social y la adicción a la red social.

Otro estudio de Computerworld muestra la obsesión de algunos de intercambiar mensajes, chatear, o tuitear con amigos, colegas, familiares, ya sea al comer, desde el baño, en el medio de transporte donde se esta viajando (auto, bus, o avión) y hasta desde la cama!

Parece ser que, muchos tipos de “interacción social” que presentan grandes desafíos en el mundo real para ciertos tipos de personas se han vuelto mucho más fáciles y sencillos en el mundo virtual, lo que las sitúa en un mayor riesgo de volverse adictos a Facebook, Twitter y a redes sociales similares.

Sobre todo, “para algunas personas con severas psicopatologías que se esconden detrás de una cuenta TROLL o usuario falso”, sin dar la cara con su verdadero nombre e identidad; como si fuera detrás de una máscara, lo que los hace impune a todo tipo de denuncia y capaces de agredir sin condena; dice el estudio.

Una investigación realizada en México encontró que los “Twitteradictos”, tuiteros adictos a Twitter y a Facebook (categoría definida para los usuarios con muchas horas al día interactuando en las redes sociales), tuvieron una mayor incidencia de la depresión y en reducir los niveles de autoestima física y en general de los usuarios de Facebook con menos frecuencia que los de twitter.

Hay muchos factores que determinan las características de Internet y las adicciones de redes sociales en diferentes partes del mundo. La naturaleza y el alcance de estos problemas no sólo se ven afectadas por el avance tecnológico y el número de ordenadores conectados a Internet per cápita y otros datos cuantitativos, sino también los factores culturales son clave para determinar la incidencia local de estas adicciones.

Para la revista The American Journal of Psychiatry, IAD (Trastorno de Adicción a Internet) la inclusión del Dr. Jerald Block citó el caso de Corea del Sur, señalando que: “Después de una serie de 10 muertes relacionadas con lo cardiopulmonar en los cibercafés y un asesinato relacionado con el juego, Corea del Sur considera la adicción a Internet uno de sus problemas de salud pública más graves”. Utilizando éstos datos, las estimaciones del gobierno de Corea del Sur que aproximadamente 210.000 niños (2,1%, las edades de 6-19) se ven afectados y requieren tratamiento. Alrededor del 80% de los que necesitan tratamiento pueden necesitar medicamentos psicotrópicos, y quizás el 20% a 24% requiere hospitalización.

En particular, los terapeutas se preocupan por el número creciente de personas que abandonan la escuela o al trabajo a pasar el tiempo en las computadoras.

El V DSMV proyecto lanzado a principios de este año reveló que, los miembros del grupo de trabajo decidió que no había datos suficientes de investigación para incluir a la adicción a Internet en el recientemente creado “Adicciones comportamentales” a la categoría de adicción.

Han pasado varios años, desde que la Dra. Kimberly S. Young ha adaptado los criterios para las adicciones al juego en Internet y para definir la adicción a las Redes Sociales. Aunque sus criterios y diagnósticos propuestos por virus difusión (para usar un término familiar en relación con las redes sociales) en todo el mundo, parece que la comunidad científica aún no está listo para llegar a un consenso en cuanto a lo que este tipo de adicción conlleva.

Las redes sociales han cambiado las formas en que se interactúa entre sí enormemente, si se las compara con la vida real.

Situaciones que ocurren en las Redes Sociales no ocurren en la vida real y viceversa.

Cambió radicalmente el concepto de conocer gente. Las personas se vinculan y relacionan mediante las Redes Sociales y asisten a un sin fin de eventos que, en algunas ocasiones, sólo son difundidos en Twitter, Facebook, Linkedin, entre otras redes sociales, ya sea para sociabilizar como para hacer networking.

La creación de los perfiles FALSOS no siempre es fácil de identificar.

Recuerdo hace un tiempo que se organizó en evento (tipo pic-nic al aire libre) de tuiteros y con gente de Facebook, y los organizadores habían hecho una credenciales impresas a color con los perfiles para cada uno de los inscriptos en el eventioz, sin contemplar que los “TROLLS” NUNCA se iban a presentar! Lo curioso del caso, fue que quienes sí sabíamos que jamás iba a aparecer quien no era REAL, o al menos no lo era con ese “nickname” falso.

Otro caso es que, a veces las personas que se ocultan detrás de una cuenta “TROLL”, en ocasiones dejan su huella impresa en algún lugar donde se realiza el evento para los tuiteros y facebookeros, escribiendo en una pizarra o haciendo check-in en Foursquare; como haciéndose notar que están allí presentes. Lo cierto es que sí están físicamente en el evento en persona, pero no en su rol de “personaje” difamador; porque para trollear anónimamente si son valientes, pero no para hacerlo en persona. Generalmente, éstas personas psicopáticas son cobardes, carentes de personalidad, de amor propio, y con muy baja autoestima, según dice el informe.

Cada medicamento tiene un componente de satisfacción, y, si las redes sociales están provocando una adicción, deben tener alguno también… sin duda!

Otro estudio muy interesante de la Universidad de Bath tratado de identificar estas gratificaciones, concluyendo que: “Los usuarios obtengan una variedad de usos y gratificaciones de los sitios de redes sociales, incluyendo la satisfacción de contenido tradicionales junto con la construcción de redes de capital social, comunicación, vigilancia y sociales surf. Los diferentes usos y gratificaciones se relacionan diferencialmente a los patrones de uso, con gratificaciones de conexión social que tiende a conducir a una mayor frecuencia de uso, y las gratificaciones de contenido para un mayor tiempo de permanencia en el sitio.

Esto también me hizo pensar acerca de cuánto tiempo estamos dedicando a hablar de Facebook y de Twitter, incluso cuando estamos en el mundo OFFline, y cómo muchas veces, al iniciar sesión en Facebook y/o abrir nuestro Twitter para mostrar a nuestros amigos algo; incluso durante reuniones en persona o sociales.

Mientras que la incidencia de las adicciones de las redes sociales en todas partes del mundo no puede ser tan dramática como las adicciones a los juegos en Internet, por ejemplo, parece ser que, en algunos países de Asia, el rápido crecimiento de las redes sociales, tanto en alcance como en el número de posibilidades de interacción , plantea problemas nuevos todos los días para la elaboración de sólidos criterios de diagnóstico.

A partir del deterioro social en cuanto a las interacciones físicas reales, la productividad con que se trate en lo personal, laboral y los problemas físicos asociados con un estilo de vida sedentario, parece que hay bastantes complicaciones relacionadas con las adicciones de Internet y de las Redes sociales. Y esto va a dar mucho campo a los investigadores para trabajar en el presente y en los próximos años. El crecimiento y el avance de la tecnología y de Internet es mucho mayor y más veloz en los últimos 50 años que en los 5.000 años.

 

Estará en el criterio propio y en el discernimiento de cada uno. Algo que comúnmente se llama: “Sentido común”.

 

SIGUEME en Twitter: @PatyGallardo   @elColorComunica  @ConsultGallardo

Si te resultó interesante ésta información, suscribite a mi blog. Gracias! 🙂

Abrazos… y muchos EXITOS!!!

 

Patricia Gallardo

Asesora de Imagen y Comunicación. PR y Prensa 2.0 

Consultora en Redes Sociales, Social Media Marketing y Twitter coach.

Especialista en COLOR y Branding.

Conferencista internacional.

Miembro del Grupo Argentino del Color (GAC)

Miembro del Consejo Profesional de Relaciones Públicas de Argentina.

BLOG: EL COLOR COMUNICA

Twitter: @PatyGallardo   @elColorComunica  @ConsultGallardo

www.linkedin.com/in/patriciagallardo

Etiquetas:

Copyright © 2017 Patricia Gallardo All rights reserved. Theme by Laptop Geek.